SUSCRIBIRSE

ACTITUD

El éxito de uno no depende del fracaso del otro.

POR Fernando Gavilanes

Imaginemos que existen dos personas que quieren llegar a ser campeones en algún deporte. Los dos tienen talentos similares, pero uno de ellos entrena solo y el otro contra un adversario. ¿quién creen que llegará a su objetivo? Creo que la respuesta es obvia.

Fotovía: La Vanguardia.com

En la vida todos necesitamos de un adversario, y por adversario no solo me refiero a una persona, puede ser una enfermedad, un problema, un obstáculo, una condición social y hasta una tragedia. La característica del adversario es que llega a nuestra vida por algo, y dependiendo del punto de vista con que lo veamos puede sacar lo mejor de nosotros o simplemente vencernos. 

Toda forma de vida en el planeta parecería que tiene dos objetivos claros, reproducirse para sobrevivir y evolucionar o trascender. Es decir, que muchos animales en la naturaleza también encuentran a su adversario, en un animal que se los quiere comer, en una condición climática o en la falta de alimento, pero gracias a eso se potencia la evolución o caso contrario, la aniquilación.

Fotovía: El universal.com.mx

 

Existen adversarios famosos como, por ejemplo, las enfermedades de deficiencia de la hormona del crecimiento y el síndrome de Arsperger, a las que Messi tuvo como oponentes a la temprana edad de nueve años, sin las que quizás no estaría en el lugar en el que ésta.

 

Fotovía:recursos de autoayuda

 

O en el caso de los gemelos Winklevoss, que encontraron a su adversario en Mark Zuckerberg, y que luego de varios “rounds” lograron encontrar su propio camino en el mundo de la tecnología y convertirse en los primeros milmillonarios del bitcoin y ahora van en busca de igualar la fortuna del creador de la red social Facebook. Ahora seguro dicen, “thanks Mark”.

 

Fotovía: de10.com.mx

También está el ejemplo de Viktor Frankl, neurólogo austríaco que se enfrentó al holocausto Nazi en los campos de concentración de Auschwitz y Dachau y tras sobrevivir publicó más de 30 libros traducidos a numerosos idiomas y fue el padre de la psicoterapia llamada Logoterapia.

 

 

En realidad, sucede que nadie en esta vida está exento de tener un adversario en su vida, todo ser vivo lo tiene, y lo podemos identificar cuando llega porque generalmente nos provoca malestar o ira, nos saca de nuestra zona de confort, nos desestabiliza y principalmente nos lleva a nuestro límite, de paciencia, de tolerancia y porque no, de sufrimiento. Es por eso que los mejor que podemos hacer es aprovecharnos de su llegada, sabiendo que si es que llega es porque es el momento de sacar todo ese potencial oculto en cada uno de nosotros.

 Fotovía:periodicoirreverentes.org

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS