SUSCRIBIRSE

ADVERTISING

Es el marketing, estúpido.

POR Redacción

El marketing detrás de la pantalla de Netflix es genial. Pero sobre todo, coherente. Ya que hace un tiempo su co-fundador Reed Hastings le prometió a los inversores que se centraría en la promoción de sus programas originales, en lugar de las virtudes y el precio del servicio en sí. Y cumplió. El caso de House of Cards, tal vez el primer programa de la historia en ser lanzado en simultáneo en todo el planeta el mismo dia, es la muestra más contundente de esta estrategia.

“Netflix sabe todo acerca de sus usuarios: qué ven, cuándo, dónde, qué día de la semana y si ven una serie completa o en varias tandas” Eso que piensa el co-fundador y CEO de la compañía, Reed Hastings, es ni más ni menos que el “Big Data” o la plataforma de información que garantiza el éxito de todo lo que produce Netflix y que constituye su ADN.

Foto vía: wired.co.uk

Según Joshua Lynn, presidente de Piedmont Media Research, empresa que maneja los algoritmos para predecir el éxito de una película antes de estrenarse: “Los contenidos no se deciden en base a la opinión de diez personas sentadas en torno a una mesa, sino fijándose en el comportamiento y hábitos de millones de espectadores”.

Foto vía: simplymeasured.com

Los datos que generan los propios suscriptores, les permite saber qué tipo de contenidos influyen más sobre los mexicanos, estadounidenses, brasileños, franceses, ingleses o la gente de Kamchatka. Es que en realidad Netflix no deja nada librado al azar y menos la impronta creativa a la hora de comunicar,. Por eso es que no sorprendió que para el lanzamiento de la nueva temporada de House of Cards, (su caballito de batalla), todo estuviera finamente estudiado, mediante una brillante estrategia de marketing global.

A pesar del hermetismo que la empresa obliga a tener, tuvimos acceso a aspectos importantes de la estrategia. Un brief idéntico para todos, las mismas pautas, presupuestos similares y el aprovechamiento de la coyuntura local, lograron momentos memorables: videos virales, mensajes en las redes sociales dirigidos a personalidades destacadas del mundo político, acciones en la vía pública, gigantografías, kits de prensa, tal como si fuera una verdadera campaña política.

Por ejemplo, en los EE.UU, aprovecharon la tanda comercial en el último debate de los republicanos, y largaron el ‘teaser’ de la nueva temporada. Justo en el momento cuando los votantes se disponían a comparar a los candidatos, con una fuerte amplificación en redes sociales. En Carolina del Sur, fueron aún más lejos e instalaron una carpa de campaña similar a la que utilizaban los precandidatos demócratas y la ubicaron justo al lado.

España completa no salía de su asombro por los comentarios que publicó la cuenta oficial de Twitter de House of Cards minutos antes del debate presidencial: “Que empiece la carnicería”. Y ahí estaban arrobados todos los postulantes a ocupar el Palacio de la Moncloa. En Venezuela, el diputado Miguel Pizarro, no duda: “Si te fijas en la crisis por la que estamos atravesando en el país, podrás ver que hay varios Frank Underwood sueltos”.

Foto vía: gazzetta.gr

Foto vía: girabsas.com

En Argentina, choripanes y gorros de la aclamada serie política, fueron repartidos de manera gratuita frente al Congreso de la Nación, en la Ciudad de Buenos Aires. La traductora de sordomudos que utilizaba la ex Presidenta Cristina Kirchner en las polémicas cadenas nacionales, apareció en un video protagonizado por Frank Underwood, donde hacía referencia al entonces candidato y ahora Presidente electo Mauricio Macri: “Ahora es mi turno, @MauricioMacri. PD: gracias por la intérprete. FU”. 

Foto vía: blogs.ne10.uol.com.br

En Brasil no quisieron ser menos y ahí estuvo Frank en el medio del debate por el impeachment a Dilma Rousseff. Polémico como siempre, envió un mensaje sugestivo desde el Salón Oval de la Casa Blanca: “Aquí, mirando las novedades desde Brasil”. Se trata de una estrategia coherente, ya que Netflix le dijo hace un tiempo a los inversores que se centrararía en la promoción de sus programas originales, en lugar de las virtudes y el precio del servicio en sí. Y esto le trajo grandes resultados, por algo muy sencillo.

El marketing detrás de la pantalla es genial

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS