SUSCRIBIRSE

ADVERTISING

La nueva creatividad: de izquierda, comunista y socialista.

POR Omar Montaño
elespanol.com

Son otras épocas, definitivamente. Ya no se vive más la otrora aristocracia dictocratica publicitaria que dio vida a Mad Men y al sueño de ser un creativo millonario. No. Ya no tenemos directores creativos con conductor y doble piscina en sus casas, a menos que vivamos en Brasil. No. Ya no vivimos en la época de la abundancia en la producción y una mesura en la pauta, eso y todo lo demás, se terminó. Lo de ahora, lo in, lo millennial e incluso lo centennial, es ser un creativo de izquierda, comunista y socialista.

Ampliemos.

Todo, en teoría, se lo debemos al boom incesante y constante del internet y también al término “democratización”, con todo lo que este conlleva. Un término que permea todas las industrias y también todas las culturas, sin reconocer fronteras. Un ejemplo claro de esto, es que ahora, todo el que tenga un celular con cámara, acceso a wifi y una cuenta en Instagram, es fotógrafo. O foodie. O todo. Cualquiera puede hacer un corto en stories y volverse trending topic en un día, con más espectadores que la película más taquillera, o pregúntenle al huevito. Ahora las marcas, también deben unirse a este tipo de fenómenos para interactuar con sus consumidores, para ser más cercanos, más humanos. Aquí es donde todo se complica, porque las agencias y sus creativos tienen que pensar de la misma forma, llevar sus ideas a una izquierda poco transitada, que vaya en contra de lo tradicional. Ideas comunistas que además de funcionar con un target específico puedan permear a un país. Ideas socialistas, que además de vender un producto ayuden a su gente, y de paso, al mundo.

Un comunismo que nos abre la mente pero también nos cierra puertas, porque ahora las ideas no solo vienen de un departamento creativo, también vienen del departamento de cuentas, del gerente, del cliente, del tendero, del taxista, y no es porque antes ellos no fueran creativos, es porque ahora, pueden expresarlo libremente, y nosotros, estamos en la obligación moral de escucharlos, sin ego y    sin duelo.

fotovia: Deskgram

Porque no somos más esos dictadores, no tenemos el derecho, es más, nunca lo tuvimos. Ahora es momento de ganarnos nuestro lugar, porque la moneda actual de la industria no son los oros ni las platas, es el amor de esa gente que con un celular puede hacer más que nosotros, y más rápido. Porque ahora ser publicista no es tan fancy como ser youtuber o influencer, de hecho, es incluso menos rentable. Un gran ejemplo, cercano y lejano al mismo tiempo, son las Kardashian, que pueden llegar a cobrar quinientos mil dólares por un posteo en Instagram. Sí, un posteo, medio millón de dólares.

 

fotovia: Elle Argentina

El dinero seguirá existiendo y finalmente será lo que avive el fuego de nuestra industria, simplemente nos toca cambiar de sombrero y adaptarnos para no perecer, olvidarnos de la política y de las viejas formas de pensar, porque la nueva creatividad también es nuestra, debe serlo, o terminaremos siendo pocos followers sin likes en nuestra carrera.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS