SUSCRIBIRSE

FAMILIA

No hay como las fiestas para reencontrarse con la familia.

Los primos, los tios, los abuelos, la comida de siempre, llega el brindis, las discusiones, los abrazos, más brindis, más discusiones, más abrazos. Los regalos de siempre. Ya sin brindis, ni abrazos. Una noche al año es suficiente para no querer verlos los 364 días restantes.

1 mes