SUSCRIBIRSE

EDUCACIÓN

El maestro keniano que enseña el significado de la palabra futuro.

POR Andrés “Pirin” Maino
cittanuova.it

Pwani Village es un pueblo ubicado en un parte remota y semiárida del valle de Rift, en Kenia. En este lugar, donde la pobreza es un lujo para pocos, enseña Peter Tabichi, el ganador del Global Teacher Prize 2019. El Nobel de la Educación.

fotovía: magisnet.com

Peter es maestro de matemáticas y física en la secundaria Keriko Mixed Day. La escuela tiene una sola computadora y mala conexión a internet pero eso no fue ninguna limitación. Él es como un padre para sus alumnos, pero también es hermano. Peter pertenece a la orden de los franciscanos y cuidar a la gente está en su corazón. Hijo, sobrino y primo de maestros, dejó su trabajo en una escuela privada de la capital y se fue a los suburbios del mundo. Se fue a enseñar matemáticas, pero se dio cuenta que al mayor problema a resolver era la falta de comida. El maestro encontró una solución. Los fines de semana se reúne con las familias de sus alumnos para enseñarles nuevas prácticas de cultivo que multiplican la producción y aprovechan mejor los escasos recursos. Como eso no alcanzaba, decidió donar el 80% de su salario para proyectos comunitarios.

fotovía: magisnet.com

Por primera vez en la historia del Keriko Mixed Day los alumnos entendieron qué significa la palabra futuro. En tres años la inscripción del colegio subió a 400 alumnos. En 2017, 16 estudiantes continuaron sus estudios en la Universidad. En 2018 fueron 26. Las niñas también están haciendo historia. Por primera vez lideran en los exámenes de cuatro asignaturas.

 fotovía: magisnet.com

Sepámoslo de una vez: no todos los keniatas son maratonistas. Tampoco son iguales todos los alumnos de Tabichi. Pertenecen a 7 tribus distintas. Y esas diferencias se agigantaron desde la gran matanza de 2007 en la región de Nakuru, donde está la escuela. Por eso el maestro fundó el Club de la Paz. Una reunión de alumnos donde se comparten salidas, deportes y tareas comunitarias.

 fotovia: magisnet.com

Peter confía en sus alumnos. Dice que todos están capacitados para hacer una diferencia real. El hermano franciscano confiesa su único gran secreto para ser un buen maestro: “Hay que hacer más y hablar menos”. Amén

 

 

 

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS