SUSCRIBIRSE

ENTREPRENEUR

Preston Tucker se adelantó tanto a su tiempo, que chocó.

POR Redacción

 El visionario que se enfrentó a las grandes automotrices, fue inmortalizado por Francis F. Coppola en un film que narra la vida de un emprendedor que cambió la industria para siempre.

Preston Tucker nació el 21 de septiembre de 1903 en Capac, Michigan.
Creció en los suburbios de Detroit, la capital estadounidense de la industria automotriz, y pasó su infancia fascinado por los vehículos. Aprendió a manejar cuando tenía 11 años de edad y dejó la escuela dos años después para trabajar en las oficinas de la compañía Cadillac.

Foto vía: film.ru

Años más tarde, su entusiasmo por los vehículos se había vuelto en obsesión y convenció a Harry Miller –el creador de motores ganadores de la Indy 500 en esos años- que se le uniera para construir un vehículo de carreras. Tucker cautivó a Edsel Ford para que hiciera el diseño, utilizando un motor Ford V8 modificado. Al entrar a boxes las cajas se recalentaron y se trababan; lo que causó que el vehiculo se retirara de la carrera.

El diseño de este modelo fue perfeccionado en 1948; pero los días de Preston como constructor de autos de carrera habían terminado.

Fue así que regreso a Michigan y se propuso empezar su propia fabrica de vehículos. Pronto empezó a diseñar un vehiculo de combate para el gobierno Holandés, un vehiculo que podría alcanzar los 130 Kms por hora, lo que excedía las especificaciones del diseño. Pero los nazis invadieron el país antes que el vehiculo pudiese ser construido.

Igualmente, a la armada de Estados Unidos le llamó la atención la torreta armada movil; la cual pronto entró en producción bajo el nombre de “Torreta Tucker” y fue utilizada en las lanchas de desembarque, en los botes PT y los bombarderos B-17 y B-29.

Después de la II Guerra Mundial, Preston vió una nueva oportunidad de negocios; los fabricantes estadounidenses de vehículos no habían producido un nuevo modelo durante años y así planeó introducir un vehiculo que comenzaría una nueva era.

Sus especificaciones fueron las siguientes: tienen que tener un motor trasero, frenos de disco, inyección de combustible, localización de todos los instrumentos en el volante y lo llamó Tucker Torpedo. Una verdadera revolución para la época.

Otra de las innovaciones que introdujo en el mercado fue el programa de accesorios Tucker, donde futuros compradores del vehiculo podrían comprar las cubiertas para los asientos, la radio, el equipaje. Este programa llamó la atención de la Comisión de Seguridad e Intercambio, que investigó el programa para determinar si había fraude.

Toda la actividad de la planta se paralizó mientras la Comisión revisaba los libros, y los 1600 empleados fueron despedidos. Las acciones de la compañía cayeron de $5 a $2 y los rumores hablaban de una conspiración de las grandes compañías de vehículos para sofocar la innovación en la industria.

La prensa amarillista, cargó contra Tucker, quien fue procesado por fraude junto a otras 3 personas, pero meses después todos fueron absueltos de los cargos por el jurado, aunque a esa altura, su reputación estaba acabada.

Preston murió de cáncer el 26 de Diciembre 1956 en Ypsilanti, Michigan, pero su legado quedó documentado en la película Tucker: El Hombre y su sueño producida en 1988 por el gran George Lucas y dirigida por el genial Francis Ford Coppola.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS