SUSCRIBIRSE

FASHION

ARMANI está en boca de todos.

POR Editorial

Si algo le faltaba a Giorgio Armani para conquistarlas, era crear una línea de chocolates de lujo que llevara su firma.

No digas que no te sobran 120 euros para enamorar a tu mujer, a tu novia, a tu amante (o a las 3 juntas)

La vida es como una caja de chocolates Armani. 

Si llega el momento en que miles de dólares para el lujoso bolso, el vestido, el traje y los anteojos no son suficientes para levantar el ego de una persona, los chocolates son lo que sigue.

Al menos eso pensó Giorgio Armani cuando decidió sacar su primera línea de chocolates de lujo bajo la marca Armani Dolci.

Armani se fue directo y sin miedos a la expansión de su marca. De hecho ya lo había hecho al pasar de hacer ropa y accesorios de alta moda, al maquillage

Ahora fue más allá y llevó la experiencia a un producto de absoluta indulgencia, aunque muchos dirán que comprarse un pantalón de cientos de dólares también lo es.

Tal vez, pero ésta es muy diferente: estamos hablando del primer producto fashion que puede comerse y que, además, su elaboración está basada en las mezclas favoritas del famoso diseñador italiano.

Como era de esperar, Armani ha sido exitoso con su paso al mundo de los dulces.

En la lista de compras de todas las celebridades, ya se incluye ‘una caja de chocolates Armani’. Si no que lo diga Taylor Swift, quien apareció con una amiga recientemente en Instagram mientras ambas comen de una caja de la Edición Especial de estos chocolates, que alcanza un valor de 120 euros.

Sí, 120 euros!

Puede que ésta no sea una opción de regalo para el día de San Valentín para la mayoría, pero al igual que el traje y el vestido, nosotras lo deseamos en silencio.

Y eso Giorgio, lo tiene muy claro.

Del fashion del vestido de seda, al fashion del chocolate cremoso, envuelto en una caja forrada en seda dorada o en forma de corazón con terciopelo rojo.

Hasta dónde llega una marca a expandir su imperio? Mientras sea de lujo, podrá hacer lo que le venga en gana?

Eso definitivamente lo veremos con el tiempo; por ahora los chocolates y los vestidos combinan bien, para suerte del magnate de la moda europea.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS