SUSCRIBIRSE

FASHION

La batalla por vestir a las Selecciones, convirtió a Brasil 2014 en el casting más grande del mundo.

POR Analía Yzaga

Dolce & Gabanna, Hugo Boss, Smalto, Ermenegildo Zegna, Marks and Spencer, Louis Vuitton y marcas locales como Etiqueta Negra, están jugando una competencia paralela. Una competencia tan exigente, que llevó a Cristiano Ronaldo e Irina Shayk desnudos a una portada exclusiva de Vogue para el mundial producida por Mario Testino.

Nada se compara con la pasión que despierta el fútbol. Aunque ya existe otra pasión que va más allá del deporte, aquella que tiene que ver con la guerra de las marcas por vestir a los jugadores más cotizados.

En pocas palabras, Brasil 2014 se ha convertido en el casting más grande del mundo.

Las marcas de moda en búsqueda de captar “esa” imagen que los haga eternos. Los jugadores tratando de destacar no sólo por sus gambetas sino por su apariencia. Un Mundial donde los estilistas y fashion bloggers se convierten en gravitantes y se suman a una preocupación un tanto exagerada por la apariencia.

Futbolistas eran los de antes, metrosexuales los de ahora?

No podríamos afirmar semejante expresión, pero de algo estamos seguros: la industria de la indumentaria es muy consciente de esta tendencia y de los millones que ésta genera.

Los italianos visten trajes de tres piezas de Dolce & Gabbana con cortes ceñidos al cuerpo y la corbata estampada con un diseño alusivo a la bandera del país. Los alemanes que se distinguen por la sobriedad visten Hugo Boss. Los franceses rompen el molde ya que, a contramano de todos los equipos, escogieron vestir de Smalto. Marca que no suele aparecer en medios y que las estrellas no suelen escoger; pero produce piezas para grandes personalidades al estilo tradicional de los sastres de antaño. A la selección inglesa la viste Marks and Spencer, a la de México Ermenegildo Zegna y a la de Argentina, Etiqueta Negra, una marca local muy prestigiosa, pero desconocida para el gran público.

Vogue colocó a Cristiano Ronaldo desnudo con Irina Shayk en una portada exclusiva para el mundial, producida nada más y nada menos que por Mario Testino. Y David Beckham, aunque ya retirado de la competencia, sigue siendo una estrella y posa en ropa interior para H&M.

Hasta la Copa del mundo se viste de lujo este año.

Normalmente la tan codiciada copa de 6 kilos y 36 centímetros de oro con una base de malaquita semipreciosa, era transportada en cajas de metal o incluso en bolsas deportivas para no llamar la atención. Pero el trofeo más importante del mundo no podía viajar tan sencillamente en un evento que se destaca por la moda y el lujo. Así que en esta oportunidad, la Copa se traslada en maletas diseñadas especialmente por Luis Vuitton, las cuales fueron presentadas por Naomi Campbell en un evento realizado en París.

Sin dudas se trata de un juego riesgoso, ya que las marcas buscan a los jugadores que mejor los representen sin conocer con anterioridad los resultados. Para algunas casas de moda resultará un gran negocio, en cambio para otras como Pedro del Hierro, que vistió a la selección española que ya quedó fuera del Mundial en primera ronda, pareciera ser que no tanto.

Estemos atentos a ver qué sucede, ya que este juego recién comienza.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS