SUSCRIBIRSE

FASHION

Se agotó el modelo. Y no hablamos de Cuba.

POR Andrés “Pirin” Maino

Michelle Obama bajaba por las escaleras del avión presidencial enfundada en un modelo de Carolina Herrera que hermanaba los colores de EEUU y Cuba y las redes sociales estallaron. En 8hs, un vestido que cuesta USD 2190 se agotó en todo el planeta. Michelle es considerada una de las influencers más importantes del mundo, al mismo nivel que artistas, deportistas, youtubers, gamers y bloggers. Las campañas tradicionales han dejado de ser determinantes para la mayoría de los consumidores, que ahora confían mucho más en la opinión positiva de un usuario calificado en las redes sociales. Y eso, las marcas lo saben.

Barack Obama apareció por la escalera del avión con un paraguas en la mano, acompañado por su mujer Michelle y su familia. Las cámaras y flashes se concentraron en las reacciones del Presidente, en el histórico momento, ya que habían pasado 88 años desde la última visita que un máximo mandatario norteamericano pisaba la isla. Sin embargo, contra todos los pronósticos, todas miradas se las llevó el vestido de su esposa Michelle. Un modelo de Carolina Herrera que hermanaba los colores de Estados Unidos y Cuba. Blanco con flores azules y rojas.

Foto vía: kasjauns.lv


Las redes sociales estallaron. Y en pocas horas se agotó en las grandes tiendas Neiman Marcus y Sacks Fifht Avenue, incluso en la web de Bergdorf Goodman, donde se vendía a USD 2190. Aunque la verdadera razón de este furor, está directamente relacionado con la influencia que ejerce Michelle Obama sobre millones de mujeres en todo el mundo. Michelle es considerada una de las influencers más importantes del planeta, al mismo nivel que artistas, deportistas, youtubbers, gamers, bloggers.

Foto vía: womantoc.gr

Los influencers son personas que, con sus opiniones y sus gustos, son capaces de cambiar no sólo la manera de ver el mundo, sino de animar a la compra. Las campañas tradicionales han dejado de ser determinantes para la mayoría de los consumidores que ahora confían mucho más en una opinión positiva de un usuario calificado en las redes sociales. Las marcas lo saben. De hecho los presupuestos en el rubro moda y belleza aumentarán un 60% en el 2016 gracias a la influencia, valga la redundancia, de los influencers.

Foto vía: publicalas.com

Influencers existieron toda la vida. Si no veamos a Los Beatles y su icónico corte de pelo. Al Chanel nº 5 como ropa de cama de Marilyn Monroe. El Aston Martin de James Bond. Y más acá en el tiempo la pulsera amarilla que desarrolló Nike para la Fundación Lance Armstrong.

Foto vía: andina.com.pe

Lo novedoso de la anécdota del vestido de Michelle Obama es la velocidad de las redes sociales para influir en el comportamiento de los followers. Productos que se agotan en el día, modas que se renuevan todas las semanas. A ese ritmo parecen viajar también las opiniones y las ideas.

Se agotó el modelo. El mundo cambió.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS