SUSCRIBIRSE

FASHION

Una agencia de modelos en la Villa 31.

POR Redacción

Guido Fuentes es uno más entre las miles de personas que viven en la Villa 31, la ciudad dentro de una ciudad, compuesta de casas construidas con materiales reciclados y ladrillo, a metros de Retiro y el elegante Barrio de la Recoleta, donde paraguayos, peruanos, bolivianos y argentinos conviven entre angostos pasillos, con olor a choripán, al ritmo de la Cumbia Villera.

Foto vía: bigbangnews.com

Guido nació en Tarija, Bolivia, en el seno de una familia muy pobre. Pero de pequeño fue adoptado por una familia pudiente de Cochabamba que intentó calmar el dolor de su niñez. La familia regenteaba la casa de moda La Maison, donde aprendió el oficio de peluquero y los secretos de la moda, que cambiarían su vida.

Foto vía: nochesdebandoneon.blogspot.com.ar

A principios de los ´90, cautivado como muchos otros inmigrantes por el dólar 1 a 1, vino a probar suerte a la Paris de Sudamérica, Buenos Aires, donde se vio obligado a trabajar de lo que fuera para sobrevivir, hasta que decidió jugarse por su sueño y creó una escuela de modelaje.

Bautizada como “Guido Models” por las cámaras de CNN en español, la BBC inglesa, la red O Globo de Brasil y El Mundo de España, que llegaron a la Villa 31 asombrados por el fenómeno social y la belleza exótica de sus modelos.

Foto vía: la-razon.com

También vinieron directores de cine con todo tipo de ofertas para contar su vida, hasta que aparecieron Julieta Sans y el productor Pablo Stigliani, quienes en lugar de prometer, comenzaron a filmar a principios de 2014 las primeras tomas del documental que narraría la vida de Guido.

El resto es historia más o menos conocida: el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) se interesó en el proyecto y subsidió parte de los fondos para llevar adelante la película de su vida. Quien mejor que Julieta, la directora, para contar detalles del proyecto que cautivó a la audiencia del BAFICI, el Festival de Cine independiente más importante de Latinoamérica semanas atrás:

Foto vía: zibilia.com

“Me enteré de la existencia de Guido y su escuela-agencia por un artículo. Lo fui conociendo de a poco, primero haciendo fotos de sus actividades con las chicas. A medida que fui charlando y conociendo a Guido sentí que su historia era demasiado interesante para ser contada solamente en fotos. Lo que más me cautiva de él es su visión de la moda y el ámbito en el que se desarrolla. La Villa 31 es un lugar asociado con adversidad y privaciones, me interesa mostrar que mucha de la gente que vive allí tiene trabajo, actividades, pasiones y sueños que perseguir”.

El cielo es el límite, pareciera ser la frase que mejor refleja la vida de este boliviano humilde pero emprendedor. Los hermanos Dolce & Gabbana quieren que tres de sus modelos desfilen para la marca en julio, sobre la prestigiosa pasarela de la Semana de la Moda en Milán.

El contacto con la marca italiana fue el año pasado por Facebook. cuando Paolo Galimberti, un italiano que trabaja para Stefano Gabbana, le escribió un mensaje diciendo que el diseñador estaba asombrado por el estilo de sus modelos. Le pidió que le enviara fotos de María, Delia y Sonia, y semanas más tarde le confirmó que las quería a las tres para desfilar.

Qué se iba a imaginar Guido, años atrás, cuando Lucas Morando, el periodista de Perfil que se enteró de su primer desfile por un volante que llegó a sus manos y quien le hizo la primera nota de su agencia, que su vida cambiaría para siempre, desde el lugar menos pensado.

Ni en sus mejores sueños.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS