SUSCRIBIRSE

HACKERS

Cómo hackear tu propia vida.

POR Néstor Ortiz
Transport topics

¿Tenemos las personas una fecha de caducidad?

Y no me refiero a la muerte. Mi pregunta es si hay un momento en el que una etiqueta convenientemente colocada nos dirá que, desde una determinada fecha, “ya no servimos para algo”.

Fotovía: Eating well

 

Algunos lo han creído así, por eso las leyes fijan una edad para decirte estas obsoleto: jubilación o cesantía le dicen, esas palabras que unos anhelan como al Valhalla y otros temen como al Niflheim. Entonces, por ley a algunos les llega ese día, y lo curioso es que hay lugares donde se acostumbra darle como regalo de despedida al jubilado un reloj, ¿será una forma de decirle “tu tiempo se acaba”? Cruel pero, en todo caso, una forma simpática de hacerlo.

 

Fotovía:Crazy Gifts

Otros no lo ven así, especialmente quienes al ser sus propios jefes, se aferran al ritmo de trabajo al que están acostumbrados y a veces sorprende la energía y vitalidad que derrochan. Combinan bien su labor con sus aficiones y hasta tienen una vida familiar envidiable. “¿Como lo hacen?” “Yo quisiera tener esa energía a su edad” “El tipo se jubila y se vuelve loco” y otros comentarios por el estilo se rumoran tras su paso. De primera mano todos conocemos al menos a una persona así.

Fotovía:Highlights Hollywood

 

Entonces, ¿se puede desafiar esa obsolescencia programada? 

Pues sí, por eso es que existen los hackers. 

Dejemos por un rato el cliché de imaginarnos al tipo cerebrito encerrado en un habitación o ático lleno de pantallas, que se la pasa intentando vulnerar la seguridad de un banco. No, pensemos más bien que todos, en algún momento de la vida, fuimos o somos hackers, en ese nuevo sentido que se le ha dado a esa palabra: personas que desafían la obsolencia programada para darle un nuevo uso a las cosas y –por qué no– hasta a sus cuerpos.

 

 Porque, especialmente entre los que tenemos más de 30, ¿quién de niño no desarmó, pinto o reconstruyó alguna vez un juguete, cambiando su forma y función inicial? ¿Quién de joven no personalizó desde una patineta hasta un auto (según sus posibilidades) para hacerlo más cool? ¿Quién no repotenció una PC? ¿Quién no trató de adaptar sus herramientas o software a sus propias necesidades y gustos? ¿Quién no ha parchado un videojuego? Mientras sea legal y no maltrate a nadie, adelante hacker.

 Fotovía:Nspired 2

 

 

En la era de los tuts, los mods y los DIYs, en la red abundan páginas de life hacks, para resolver desde el más pequeño problema cotidiano hasta los que te hacen “parecer más inteligente” sí, así de absurdo como suena. Todos podemos elegir que hacer para no quedar obsoletos tan pronto.

 

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS