SUSCRIBIRSE

HUMOR

Les Luthiers nace de una Cantata Barroca y el prospecto de un laxante.

POR Santiago Vernengo

En septiembre de 1965 tuvo lugar el Festival de Coros Universitarios en la ciudad de San Miguel de Tucumán, ubicada en el noroeste de la República Argentina.

Un grupo de jóvenes presentó un espectáculo de música de humor que habían estado preparando hacía un tiempo, donde presentaban como primicia un conjunto orquestal de instrumentos completamente novedosos, inventados y construídos por ellos mismos con materiales sencillos.

La obra central del espectáculo se llamaba Cantata Modatón, la música de esta pieza parodiaba el estilo de las Cantatas Barrocas y la letra estaba tomada del prospecto de un medicamento laxante. La presentación fue un éxito rotundo y tanto los asistentes como la crítica hablaron de originalidad, humor y rigor en la representación.

Con sorpresa, este grupo de jóvenes recibió la oferta de un contrato para repetir el espectáculo de Tucumán en una famosa sala vanguardista de Buenos Aires. Se presentaron con el nombre artístico de I Musicisti y nuevamente consiguieron un gran éxito. Poco después de estos sucesos, fueron llamados por el innovador Instituto Di Tella de Artes, el centro de estudios teatrales, musicales y plásticos de mayor prestigio en Buenos Aires, reconocido mundialmente por sus intervenciones artísticas y Happenings.

Como si el destino les tuviera preparado algo importante, de nuevo obtuvieron un gran éxito.

Aunque al poco tiempo, distintas discusiones internas acerca de la retribución económica de los integrantes del grupo desembocaron en el fraccionamiento de I Musicisti.

Gerardo Masana, Marcos Mundstock, Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés y Daniel Rabinovich siguieron su carrera por su lado bajo el definitivo nombre de Les Luthiers, mientras que I Musicisti tardó poco tiempo en naufragar al quedarse sin instrumentos ni escritores de peso.

El 23 de noviembre de 1973, el grupo se quedó sin el fundador del grupo, Gerardo Masana, quien murió de leucemia con apenas 36 años.

Al cabo de nueve años de representaciones en Argentina empezaron con las giras internacionales y fueron un éxito arrollador en Uruguay, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, México, Cuba, inclusive del otro lado del océano Atlántico, en España.

Los espectáculos mantienen un formato similar desde 1970.

Antes de cada pieza, a modo de introducción, Marcos Mundstock suele leer una presentación en donde se describe la obra y tras esta presentación, el conjunto musical aparece en escena e interpreta el tema. Pero dos de sus más recientes espectáculos, los Premios Mastropiero y Lutherapia, se salieron de este esquema y las obras giran en torno a una temática particular: como por ejemplo, una entrega de premios y una sesión de terapia.

En el 2007, el año en que se celebró su 40.º aniversario, la legislatura de la ciudad de Buenos Aires los declaró Ciudadanos Ilustres y el gobierno de España les otorgó la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica, la más alta condecoración que concede la nación española a extranjeros, que confiere a los músicos el tratamiento de Ilustrísimos Señores.

Apenas una muestra del merecido respeto, admiración y afecto que le profesa su público desde hace casi medio siglo.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS