SUSCRIBIRSE

ICON

Favio: El genio que vivía adelantado.

POR Jorge Passo
revista gente

Genio, mito, ídolo, peronista de Perón, pionero, un distinto en todo sentido. Autor de uno de los temas musicales más vendidos de la historia de la música en la Argentina (Fuiste mía un verano). Director de varios de los clásicos del cine, Crónica de un niño solo, El romance del Aniceto y la Francisca, Nazareno Cruz y el lobo, Juan Moreira, Gatica, el mono, y tantas otras. Todo eso era Leonardo Favio.

Su madre era guionista de radioteatro le había inculcado de chico una forma de ver el arte en cualquiera de sus formas y su carrera se forjó desde muy abajo. Solía recordar su primea gira como cantante: “La verdad es que yo estaba muy nervioso. Para mí era como un debut en el Olympia de París, aunque la realidad era muy otra. Llegamos a un club de mala muerte, de luz mezquina. Todo era de tierra: la calle, el piso del club, el pelo de la gente, todo. Ahí fue mi debut”, contaba Leonardo.

 

Desde ese momento comenzó a imaginar el mundo a través de la lente de una cámara de cine, pero pasaría un tiempo para que eso sucediera, en medio, Viña del Mar lo catapultó a la fama internacional  como cantante y la vida comenzó a ser otra.

La diferencia entre Favio y los demás cantantes y cantautores es que él incorpora un nuevo lenguaje a la canción. "Cuando salió el longplay de Fuiste mía un verano fue una sorpresa –recordaba Favio–. Creo que el secreto de esa canción es que por primera vez se habla de 'vos' y no de 'tú'. Se incorpora la palabra piba en la balada, se incorpora el lenguaje argentino". 

 

Exiliado en 1976 hizo giras interminables por América y el mundo y mas allá en las películas en las que actuó, ya comenzaba a vislumbrarse, a través de algunos cortos sus dotes geniales como director

Solía recordar cómo fue su primer contacto con el cine, el momento en el que se sintió marcado para siempre. “Nos llevaron a los chicos de mi barrio en mMendoza a hacer de extras en una película de   Narciso Ibáñez Menta, “Cuando en el cielo pasen lista”. Era un homenaje a William Morris, fundador del hogar “El Alba”. No fue la filmación, ni las cámaras, ni el set, ni la presencia de un actor famoso lo que volvió memorable el momento. “Esa película la recordé toda mi vida porque ese día –yo tendría ocho años– nos dieron chocolate”. 

Su vida, a lo largo de 74 años, lo llevó a codearse con todos, los mejores y los peores, volvió con Peron en el famoso vuelo de “el regreso”, vivió días en la hacienda Napoles de Pablo Escobar y fue admirado por la elite mundial de directores de cine. Su mentor fue Leopoldo Torre Nilsson.

 

En las películas de Favio se destaca el origen humilde de sus personajes, la aspereza y la austeridad de sus vidas. Sus tópicos giran alrededor de la inocencia, los valores y la lucha de las personas para conservar esas cualidades. Sus protagonistas siempre intentan cambiar o superar su condición social, aunque la mayoría de las veces de manera infructuosa.

Nació un 28 de mayo de 1938, se llamaba Fuad Jorge Jury Olivera, la posteridad lo conoció como Leonardo Favio, el genio de la humildad.

 

 

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS