SUSCRIBIRSE

INTERVIEW

“Hay músicos y arregladores jovencísimos, apasionados, apabullando a las Mac”.

POR Redacción

Carlos Cotelo es un compositor y productor uruguayo. Una leyenda silenciosa de la música que trabajó con los mejores creativos de Latinoamérica, además de tocar con Charly García y Pappo, entre otros.

Coto tiene más de 20 años de trayectoria, ganó innumerables premios en el mundo y se anima a algo que no había hecho hasta ahora: a responder una entrevista sin preguntas.

  • Washington Olivetto. Fue en Woodstock UNO (como nos gusta llamar al Desachate) donde la publicidad dejó  de ser una palabra asociada a tonterías y banalidades. Antes de asistir a la charla de Washington, creía casi imposible encontrar a un publicista desinteresado y fue precisamente en esa conferencia en la que sentí un entusiasmo diferente que me recorrió la columna hasta el cerebro,y capaz hasta el corazón. Fue así como descubrí el lado inteligente y cultivado de la publicidad. Y como también me conecté con compatriotas insospechados, los primeros que me enseñaron desinteresadamente. Washington, sin saberlo, me había vendido algo: la publicidad. Y además me había mostrado el camino para definitivamente entender que la música es música, sea que dure 30 segundos o 4 horas. Y tu reputación va en todo lo que componés.

  • Hoteles. Siempre han provocado conmoción en mi estos sitios en donde otros individuos durmieron en mi almohada y extraños se dieron vuelta en mi colchón. Ya sea tocando en giras con bandas. o con artistas o turisteando o por una producción para publicidad en el exterior, siempre ellos, los pulcros y perfectos hoteles. Dentro y fuera de Uruguay, esos alojamientos inevitables, esos templos impersonales, esas bases en tierras extrañas, han sido y son parte de mi vida. Los hoteles fueron muchas veces mi hogar y mi oficina, mi estudio para ensayar, lugares en donde los espejos se magnifican y me detengo a ver quién soy. Recuerdo también haber pasado solitario una navidad por haber perdido la reserva del vuelo y quedarme literalmente anclao en Buenos Aires sin poder cruzar a Montevideo. Bueno, gracias Hotel por aquel guiño. Y también gracias por ayudarme a reflexionar acerca del valor de los sacrificios que nos impulsan hacia algo mejor que no imaginamos y que nos espera detrás del room 602.

  • Anécdotas. Hace años y después de haber consolidado un dream team con seres muy pensantes, con ganas y profesionalismo, de esos con los que se puede contar incondicionalmente para las cruzadas en el exterior, llegó un nuevo desafío. Y, esa vez más que nunca. No se trataba solamente de hacer los deberes mirando la tele. Eficiencia en el hecho de entregar en tiempo y forma era la consigna. La gigante agencia DM9 de Sao Paulo (ya con Grand Prix de Gráfica en Cannes y considerada entre las diez mejores del mundo) había obtenido la cuenta de Parmalat para America Latina. Rápidamente en la agencia advirtieron que su intención de centralizar la creatividad, la estrategia y la producción audiovisual desde Brazil, debía encontrar una solución a la barrera del idioma. Así fue como DM9 convocó a entrevistas primero, y a concurso después, a productoras demúsica de Argentina, Uruguay, Chile, Perú, México y un par de Miami. El concurso lo ganamos con mi productora Pregones de Uruguay. Obviamente nuestro trabajo excedía el hecho de hacer y producir música cantada en español y repartirla a todos los países de Latam ya editada con su locutor. Nuestro trabajo incluía supervisar el modode expresarse de cada país. Así fue que convocamos a Rubén Rada para cantar, de manera notable, una canción que nombraba a un “chanchito” para Argentina y Uruguay, a un “puerquito” para México y Ecuador o bien a un “cerdito” para Chile. Funcionamos así por años y un 20 diciembre nos piden producir un tema para navidadcon un mensaje dirigido a los niños de la calle que pedían a Papa Noel comida y techo en lugar de juguetes. Mientras cantaban no nombraban a Parmalat. Y estaban tan entusiasmados con nosotros que mandaron un productor y cantantes para producir la versión en portugués también en MVD. Todo corrió bien hasta que convocamos a Laura Canoura para que vocalizara en español. Ella, con una voz única y prodigiosa, aunque con un carácter difícil, vino al estudio y cantó mejor que nunca la canción que decía así: “Papa Noel, yo quiero un país bonito donde los niños sean tratados con respeto”. Luego mandamos la versión a Sao Paulo y al ser aprobada, masterizamos y enviamos lo correspondiente a cada país del continente. Todo marchaba sobre rieles, hasta que el 23 de diciembre nos llaman de Lowe Chile y nos dicen que no pueden usar el tema porque en Chile a Papa Noel le dicen VIEJITO PASCUEROQuien podía imaginar que además de tener que cantar de nuevo con Laura viejito pascuero, el cual no coincidía con fluidez en la métrica de la canción ..uuuhhhh finalmente pudimos editar la música para que entrara en la longitud de la frase. Fue una hazaña. Lo resolvimos, honramos la confianza que nos tenia DM9 y escribo y pienso cuanto aprendí de esa experiencia épica.

  • Talento, tiempo, trabajoEn un momento me di cuenta que la palabra talento, tan recurrentemente usada en la publicidad como si fuese un slogan, debería medirla en mi trabajo de todos los días y no seguir mencionándola porque sí. Está claro que entiendo por talento el de Miguel Angel o Picasso, aunque en estos casos, más que talento deberíamos llamarlo misterio. ¿Lo que tienen Bach, Stephen Hawking, Hendrix, Miles Davis, Piazzolla es talento o magia? Karpov, Don King, serían dotados entonces. Pero en mi trabajo, el que hago todos los días desde hace 25 años, el talento no está solo en la sala de creación. Tiene que haber alguna clase de talento singular para que en mi jovencísima nueva productora llamada Australia, me las arregle para hacer música, una banda sonora precisa y única para cada caso, y que aún me quede un poco de tiempo para probar otra idea, algo fuera de lo hablado, un experimento de laboratorio, algo inesperado. Y estas aventuras, como muchas veces me sucedió, resultan ser las mejores, las más exitosas, las que persisten en el tiempoPor lo tanto, concluyo en que talento también es manejar los tiempos de producción, saber interpretar necesidades y luego intentar ir más allá del horizonte. Me ha dado siempre satisfacciones trabajar con esta filosofía, aunque a veces no se pueda o no convenza la propuesta. También es necesario tener talento para manejar el talento de mi gente. Son la mayoría muy jóvenes músicos o ingenieros.Todos ellos con una increíble energía creativa/productiva y de los que no sienten herida su autoestima cuando, como pasa a veces, hay que descartar un trabajo que llevó muchas horas o días y empezar de cero, once again. Ellos entienden que los creativos y todas las jerarquías de una agencia, sea cual sea, trabajan tanto o más que cualquiera y saben aceptar el empezar algo nuevo, cuando el fin es la excelencia.

  • Segundos. Todos en la publicidad nos manejamos con esta medida de tiempo: los segundos y las fracciones de segundos. Léase muy distinto que ser segundo. Los segundos y esta limitación que define muy bien las ideas y las realizaciones que sobreviven y respiran en breves segundos. Y es increíble lo que se puede lograr en la música o en un sonido  con unos pocos primeros segundos.

  • Orquesta sinfónica. La versión superlativa de la música, la magnificencia, solo se logra mediante la agrupación de instrumentos milenarios. Los grandes maestros así lo han dispuesto para ejecutar muchas de sus obras desde el comienzo de los tiempos y aun hoy, con la disponibilidad digital de esta era, siempre está flotando ahí. La posibilidad de que tantas personas ejecuten coordinadamente, cada cual con su instrumento, estas composiciones irrebatibles, continúa siendo hoy la máxima expresión de la Música. Nuestra orquesta sinfónica hoy es diferente pero está inspirada en las mejores está integrada por músicos apasionados, arregladores, jovencísimos, supersónicos como técnicos, apabullando a las Mac, administradores de las finanzas. Todos prontos para cada función.

  • Nada mejor, ni más gratificante, ni más productivo, que cuando pegás onda con un gran creativo y se juntan porque se empieza a poner picante y arriesgado. Músico y creativo. Cuando hay complicidad y cara a cara sin prejuicios, ni ego trips. Nada más. Laburo, pasión, adrenalina, mirándonos a los ojos e interpretando gestos y palabras. Es como componer con otro músico. Es la parte que más disfruto y tengo recuerdos imborrables de muchas producciones con los que trabajé: Carlos Bayala para Banco Hipotecario, Fernando Vega Olmos para Andes, Hernán Ponce con Cruz de Malta, Sebastian Wilhelm con Quilmes y Fargo, Ramiro Agulla y Carlos Baccetti con Itau y Oca, Rodrigo Figueroa Reyes para Telefónica, Juan Cravero AT&T, Leandro Raposo,  Kepel, Pablo del Campo, Martin Juarez, Esteban Martucci para Taragüi, Oscar Cerutti para Ford y Chrysler, seguro me olvido de muchos pero con todos ellos he vivido jornadas de trabajo excepcionales en el momento justo en que la publicidad Argentina explotaba y se consolidaba como  potencia mundial cosechando premios en los más importantes festivales con muy buenas ideas y varias buenas producciones. Pero fieles a su argentinidad, sin complejos. En Uruguay trabajé con muchos, por supuesto: Juan Andres Morandi, Cristina Rodríguez, Fido Giuria, Claudio Invernizzi, Martin Carrier, Tachinta Bentancourt, Elbio Acuña, Vartan Chakiyian, Leandro Gómez, Juan M.Herrera, Nacho Vallejo, Pedro Astol, Domi Sarries, Diego Lev, Pipe Stein, Taglioretti/Barreiro, Pablo Martirena, Rafa Ordoñez, Marindia, Cheche Gonzalez, Milton Fornaro…y decenas mas…todos CaposEn Brazil Nizan Guanaes, Serpa, Olivetto. Ehr Ray, Carpanatto, Cazarin. En Chile Joaquin Bascuñan, Kiko Carcavilla. En Mexico, en Colombia, en U.S.A, en España. Nada como haber trabajado codo a codo con ellos.

  • Films. La forma en que se cuentan las historias es lo que más me hipnotiza del Cine. Por cierto que se pueden identificar obras que dejarán una huella imborrable a través de los tiempos. Por ejemplo, siempre vuelvo a Apocalypse now, ese tremendo friso descriptivo de la absurda guerra de Vietnam, comprometido también, pero más jugado y valiente que cualquier otra cosa. Pero fue aquel sonido de los helicópteros el que quedó grabado en mi memoria auditiva para siempre. Nunca más deje de acordarme de ese film cada vez que escucho un helicóptero. El sonido, el poder de un sonido protagonista absoluto en este film y de esa guerra. Histórico film que trascendií la pantalla grande con la narrativa auditiva impuesta por Coppola quien, desde el vamos, insistió con que los helicópteros fueran como la caballería del aire. No por casualidad se llama Apocalypse, como los cuatro jinetes. No por casualidad en la secuencia del ataque a la aldea se optó por la cabalgata de las Walkirias de Wagner y el sombrero de perteneciente a la caballería de la guerra civil que llevaba Robert Duvall en su cabeza. Chapeaux Francis Ford.

  • Insólito lo que nos pasó en el Festival de Cannes. Estaba con un grupo muy pequeño de compatriotas, tan pequeño geográficamente como UruguayA esa altura mi país ya empezaba a tener un lugar respetable en la producción audiovisual mundial, sobre todo en publicidad.Eramos cinco compatriotas y el día de la cena de cierre del Festival, los organizadores nos comunicaron que, al ser tan pocos, íbamos a tener que compartir mesa con la delegación de UK que eran 200 los que, como siempre, se habían llevado casi todos los leones. Los British super buena onda y varios de ellos se ofrecieron para contactarnos con estudios de música cuando fuéramos a Londres. A los pocos meses estábamos queriendo una renovación tecnológica para la productora así que viajamos y los contactamos. Nos recomendaron visitar un estudio llamado Mag Masters donde se grababan pistas para cine, publicidad, documentales. Nos arreglaron una entrevista y allá fuimos. El estudio estaba en el Soho y era un edificio victoriano de tres pisos, pero a la vez parecía que estábamos entrando al futuro. Nos recibió el RRPP quien, conmovido de estar tratando con uruguayos, nos hizo un tour mientras le señalaba a todos en un mapamundi la ubicación de Uruguay. “Mirá de donde vienen” les decía a quienes nos cruzábamos. Hasta que en un momento nos comenta: “ahora van a conocer a un actor, una celebridad que está haciendo unos doblajes para…” En ese momento aparece un hombre alto, veterano, con sobretodo y cara de “dejá vu”. El RRPP nos lo presentó y le repitió que veníamos de Uruguay. “Ooohhh Uruguay!…arriba Peñarol”, dijo en español. Cómoooo? Peñarol es un cuadro de futbol de Uruguay cinco veces campeón del mundo, pero como es quesabe? Estábamos frente a Christopher Lee!!! el actor de StarWars, Charlie y la fábrica de Chocolates, el Señor de los anillos, entre otras obras maestras. Sentí que se me congelaba la sangre mientras nos contaba “hace unos años fui a filmar una película que trataba del hundimiento del famoso barco Graf Spee que aconteció en el Rio de la plata”. El rodaje sucedió entre Bs As y nuestra Colonia Uruguaya a doscientos kms de la capital argentina. El mal tiempo atrasó todo y, en un momento, Christopher quiso conocer Montevideo. Fanático del fútbol, pidió ver un partido en nuestro templo, el estadio Centenario. Siendo fan del Manchester United. entendió que Peñarol tenia un espíritu parecido, así que fue a verlo. No sé contra quien habrá jugado. Nunca jamás ningún medió registró, ni difundió su presencia en nuestro país, ya que nadie lo advirtió nunca y mucho menos los de Peñarol. Esa experiencia la compartí con tres compatriotas, entre ellos Cali Ameglio. Me impresionó verlo trabajar con su voz, grabando el off de un documentalél Drácula, con una bolsa de Nylon  en la mano en la que había probablemente un guión. Emanaba dignidad y profesionalismo.

  • Respeto por mí, por vos y por los millones de personas que miran, escuchan y leen nuestro trabajo, día tras día, año tras año, en diferentes puntos del planeta.

  • Estudié con el profesor de guitarra del barrio, luego en el Conservatorio, después en la calle. Estudié escuchando discos de vinilo, los mismos, repetidas veces. Con otro profesor y otro. En workshops y en recitales. En zapadas con quien venga .Y luego en los estudios de grabación, santuarios en donde se imprime nuestra memoria auditivamente y donde quedan registrados para siempre un tema o una música, esa que forma parte de nuestra vida y vibra en las paredes que nos contienen. Escuchá lo que te quiero decir.

    Carlos Cotelo.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS