SUSCRIBIRSE

INTERVIEW

“Pasión es lo que hace entender que la responsabilidad no es una presión, sino un honor”.

POR Redacción

Nike es Nike, porque además tiene entre sus filas a gente inteligente y apasionada como Gino Fisanotti: impulsor de los Nike shops y responsable de “Barrio Bonito”, entre otros éxitos.

En esta entrevista sin preguntas, el VP Global Brand Marketing Nike Sportswear & Influencer Marketing, responde fuera del manual.

  • What? Qué hago escribiendo en este prestigioso blog? La verdad es que siempre es un placer ser contactado por gente que uno respeta y admira para poder compartir alguna experiencia personal con ellos y con cientos o miles de creativos que andan dando vueltas por ahí. Si bien no soy alguien del medio (el mundo de la publicidad), siempre he tenido la suerte de trabajar con muchos creativos publicitarios, como también Arquitectos, Diseñadores (de todo tipo), Artistas plásticos, Fotógrafos, etc,etc y la verdad es que todos tienen algo en común: la búsqueda permanente de ser los mejores, de siempre estar listos para dar el golpe exacto, un golpe o impacto que sirva para cambiar el punto de vista de la gente sobre un determinado tema, persona, espacio o producto. Es por eso que mi admiración hacia la familia de ‘creativos’ es infinita. No son muchas las disciplinas donde el desafío es permanente y donde los desafiados buscan y necesitan de esa adrenalina todos los días de su vida.

  • Hadid. Como todo amante del diseño y la arquitectura, apenas veo una H pienso en Zaha Hadid.Indiscutiblemente un ícono de nuestros tiempos en términos de creatividad y de cómo transformar espacios comunes en experiencias inolvidables. Arquitecta iraquí, educada en el Reino Unido, Zaha Hadid ha sido una gran inspiración para todos aquelllos que hemos pasado por alguna facultad de Diseño o Arquitectura en los 90’s. Zaha Hadid no sólo desafió un mundo lleno de teorías, sino que las redefinió haciendo entender que la teoría es sólo eso….y que la ejecución final y el impacto de nuestra obra o trabajo en la gente es lo que realmente vale. En mi caso, mi admiración por Hadid nació al ver la forma en que ella presentaba sus proyectos y por la consistencia en estética de todos sus trabajos. Además de ser de los pocos Arquitectos capaces de trascender su propia disciplina, utilizando la idea del diseño como experiencia de vida al mundo automotriz, de la moda y tantos otros.

  • Amor. Algo que aprendí a valorar con el paso del tiempo. Algo tan necesario como respirar. De lo poco indispensable en esta vida. Amor por mi mujer Paula, por mis perros, por mi familia, amigos, el deporte y por mi trabajo. Amor es lo que nos mueve a ser mejores con uno mismo y con los demás, especialmente con aquellos que tenemos cerca. El amor está muy ligado a la pasión, y la pasión es la que nos hace no sólo convencernos de que todo es posible, sino convencer a todos alrededor nuestro de que todo es posible. Amor y Pasión es lo que hace entender que la responsabilidad no es una presión, sino un honor. No creo que haya nada mejor que amar y ser apasionado por algo o por varias cosas en esta vida. Creo que por ahí pasa la idea de sentirse pleno. Tal vez por ahí podamos empezar a entender de qué se trata esa idea de ser felices….

  • Talento. Muchas veces fui parte de la eterna discusión sobre si se nace o se hace….muchas veces me preguntaron qué pienso sobre el “talento”. La verdad es que para el mí la idea de ser “talentoso” está directamente ligada al punto anterior. Uno puede ser más talentoso que otro en un tema específico o en una disciplina, pero en mi experiencia, la realidad dice que aquellos apasionados por lo que hacen, son los que se terminan destacando por sobre los demás. Gracias a mi trabajo tengo la posibilidad no sólo de tratar con exitosos empresarios o increíbles creativos, también tengo la suerte de poder compartir momentos con los mejores deportistas del mundo. Y más allá de preferencias personales en términos de nombres o de un deporte especifico, lo único que une a todos ellos es una sola cosa: Amor y Pasión por lo que hacen. Es increíble ver atletas súper profesionales, llenos de medallas y dolares en el Banco hablar con tanto amor y pasión por su deporte y por sus sueños detrás de ese deporte. Sin lugar a dudas, éste es uno de los puntos que me han sorprendido en estos casi 16 años de trabajar en la industria del deporte, fundamentalmente me han servido a mí y a los equipos de trabajo a los que pertenezco a ser mejores cada día. Yo sé que suena un poco a sanata, pero de verdad, cuando uno es capaz de volcar esa pasión interior dentro de lo que hace todos los días, no sólo es una sensación increíble, sino que el trabajo final es infinitamente superior a cualquier otro trabajo. El talento existe, pero sin Amor y Pasión es simplemente eso y nada más.

  • Salud. Estar sano, un pedido permanente a Dios. Lo que siempre pido para mi mujer, mi familia y para mí. No sé si la obsesión por estar sano viene por el hecho de simplemente querer estar bien o por haber pasado casi toda mi vida ligado al deporte. Desde chico y hasta bastante grande, el Rugby fue el gran motor de mi vida, el motor que me hizo sentir bien conmigo mismo y querido por todos los amigos que uno construye en los años de la vida deportiva. Pero al mismo tiempo, el deporte es una parte fundamental de mi vida profesional, y es por eso que la salud y el deporte han sido gran parte de mi foco en estos 40 años.

  • On-line. Todo cambia pero no tanto. En medio de un debate global sobre el avance de la era digital en nuestras vidas, está claro que hay cosas que jamás van a cambiar, más allá del miedo lógico que genera el cambio o la evolución del mundo y de los que vivimos en él. Hoy más que nunca, desde la revolución digital iniciada en los 90’s, pareciera haber dos grupos bien marcados: los que aplauden el avance feroz de la era digital y los que creen que con este avance se pierden elementos esenciales de la vida misma (basta mirar el video realizado por un joven inglés sobre la soledad que genera el uso de social media y el inmediato efecto que tuvo en millones de personas en todo el mundo). Definitivamente no soy quién para agregar una definición más a este tema, pero el otro día leí algo que me pareció muy interesante y decía algo así como: “el mundo digital no está cambiando nada más que la velocidad en la que vivimos e interactuamos con el mundo exterior”. Realmente me pareció muy interesante, ya que creo que hay una gran verdad en ese pensamiento o reflexión. Desde las redes sociales al avance irremediable del eCommerce o entretenimiento/educación digital, la realidad es que lo único que estamos haciendo es más de lo mismo, simplemente más rápido. Acortando algunos procesos e iniciando otros, como en todo proceso de evolución.

  • Fantasía. Siguiendo con el tema de la velocidad en la que vivimos y la influencia de la era digital en la cultura de hoy, hay algo que parece que nunca va a cambiar, ni siquiera en términos de la velocidad o la forma en la que se presenta o se recibe. Hay algo que siempre parece estar inmune a todo…y eso son las historias. Muchos vivimos de contar historias, y más allá de adaptarlas a los diversos medios (algo que evoluciona permanentemente), la realidad es que las historias siguen siendo el gran motor de nuestros sueños, ilusiones y fantasías. Cómo contar una historia y cómo hacer sentir y/o vivir esa historia al que la recibe, es el gran secreto detrás de las grandes empresas. Como así también de un profesor de escuela rural o una agencia de publicidad. En el fondo, todos somos contadores de historias. La diferencia está en cómo lo hacemos y cómo somos capaces, no sólo de ser creíbles sino, al mismo tiempo, de generar una experiencia única para el receptor de nuestras historias.

  • Intensidad. Probablemente es la mejor forma en la que pueda describir mi día laboral. No sólo por la cantidad de horas y la cantidad de proyectos que podemos llegar a charlar todos los días. La realidad es que la intensidad se convierte en casi un vicio, una necesidad…. como una adrenalina que el cuerpo y la mente necesitan para poder seguir adelante. La intensidad del trabajo es algo que creo todos vivimos a diario, pero si la intensidad está puesta tras proyectos que tienen un claro objetivo, entonces todo se hace mas fácil. Luego de muchos años de trabajar en un gran corporación, es fácil ver cómo la intensidad es el común denominador del día a día, sin embargo, la diferencia siempre está entre aquellos que usan la intensidad diaria para estar más focalizados en un proyecto claro y conciso, versus aquellos donde la intensidad es lo que los termina matando por no haber empezado con un claro punto de vista de adonde ir o qué querer hacer. Seguramente no digo nada nuevo para nadie, pero definitivamente hay algo que las corporaciones saben enseñar y eso es a pensar en el futuro primero y luego definir los pasos entre el hoy y ese futuro para crear un camino claro a seguir y no perderse en ese camino. Suena simple, no lo es. Pero vale la pena.

  • Realidad. La realidad marca que hoy me toca vivir fuera del país (junto a mi mujer por más de 7 años ) y es terrible ver cómo la Argentina se deteriora día a día en sus valores más fundamentales. La verdad es que no estoy hablando de política o del manejo de un determinado gobierno o político (por eso lo elegimos nosotros). Hablo del deterioro social al cual estamos acostumbrándonos a ver sin siquiera llegar a reaccionar o responder. Yo soy uno más de los que se frustra a la distancia pensando en la utopía de volver y hacer algo por nuestro querido país y sin embargo siempre termino cayendo en el mismo pozo en donde parecemos estar todos, donde todo está tan oscuro que no llegamos a ver si hay alguien más ahí dentro con nosotros, alguien al que podamos ayudar o en tal caso a unir para juntos poder salir de ese lugar y sacar a los demás. Muchas veces pienso cómo puede ser que en un país donde la creatividad (de todo tipo y color) es un bien nacional, no podamos contrarrestar la mediocridad y el mal común. En fin, no creo estar aportando más que mi frustración personal de no hacer nada por mejorar nuestro país, pero tal vez somos más los que nos sentimos así y juntos podemos hacer algo.

  • Esperanza. Dicen que es lo último que se pierde. Y en realidad, siguiendo con el punto anterior, es lo que necesitamos todos para convertirnos en la sociedad que merecemos ser y dejar de lado todo aquello que nos impida llegar a serlo.

    Gino Fisanotti.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS