SUSCRIBIRSE

INTERVIEW

“Esta inseguridad me obliga a estar aprendiendo todo el tiempo, a cuestionarme todo lo que sé”.

POR Editorial

Nico Pimentel es uno de los fundadores de + Castro junto a Pedro Saleh. En el 2014 fue premiada como una de las 3 "Small Agency of the Year" a nivel global por Ad Age, pero lo más importante es otra cosa.Lo importante es que Nico y su equipo, hacen lo que realmente les gusta. En esta nueva entrevista sin preguntas, explica algo de eso

  • White Shark. Quizás la proeza personal con la que más fanfarroneo con mis hijos al día de hoy. Desde chico soy amante de la naturaleza y más específicamente del mundo de los depredadores. Desde que veía ¨La aventura del hombre¨ con mi viejo, siempre soñaba con ir a Africa. En el año 1995 me tocó ir a Sudáfrica en una gira de Rugby y conocí el Kruger Park. Me gustó tanto que volví en el ‘97 y en el ‘98. En este último viaje, estaba un día en un hotel y veo un folleto precario que decía “Meet the Great White Shark”. Yo sabía que el Gran Tiburón Blanco no está en ningún acuario porque no puede vivir en cautiverio y que sólo se lo puede ver en mar abierto en muy pocos lugares del mundo: Australia, California y acababa de descubrir que en… Sudáfrica. Sin dudarlo contraté la excursión que consistía en navegar algo así como media hora hasta llegar a un canal entre dos islas llenas de lobos marinos y ahí empezar a tirar sangre al agua para atraer a los tiburones. Al poco tiempo de hacer eso, aparecieron 2 sombras enormes y silenciosas debajo del agua. El barco tenía una jaula y nos invitaron a meternos adentro y bajar para verlos. Nadie se animó salvo yo. Si bien se me vinieron todas las escenas de Tiburón I, II, III y IV, no lo dudé. Estuve 10 minutos ahí abajo con los tiburones nadando alrededor mío y todavía recuerdo la experiencia segundo a segundo.

  • Hijos. Delfina de 5 y Bauti de 2. Sin dudas, el antes y el después más grande de mi vida. Estoy feliz con la familia que estamos armando con mi mujer, Maqui Etchegaray. Soy un eterno agradecido por tener la fortuna de ser papá de estos dos seres tan increíbles.

  • Acassuso, la estación donde me tomé durante toda la facultad y durante los primeros 12 años de trabajo el medio de transporte que más odié y más quise en mi vida: el tren. Pasé tantos años ahí adentro que llegué a escribir un cuento/manual/estudio etnográfico titulado: ¨Cómo sentarse en el tren¨. Con tantas horas ahí adentro yo estaba convencido que con sólo ver el aspecto de una persona, cómo se vestía, qué elementos llevaba consigo y el color de su piel, podía adivinar con un 93% de efectividad en qué estación se bajaba (y poder lograr así sentarme en su lugar). Poco tiempo después de escribir esta exhaustiva guía, con 19 años de vida, fui a llevarle la carpeta a Fernando Vega Olmos, por entonces Director General Creativo de Casares Grey. Mis avisos eran malísimos pero me terminó tomando por este ensayo/manual. Así que si no hubiera sido por el tren, quizás hoy sería paseador de perros. De ahí es que le tomé tanto amor a este medio de transporte.

  • Taizé. Un monasterio ecuménico, cerca de Lyon, Francia. Ahí pasé 10 días de mi vida limpiando baños y rezando, justo en un momento clave en mi vida profesional. A los 25 años, de un día para el otro me habían rajado de Grey por una reestructuración del 40% del personal, pedida por el headquarters global. De ser una joven promesa pasé a estar en la calle en una época difícil como el 2001. Al toque me llamaron de varias agencias con propuestas muy buenas, pero dije que no porque sentía que ésto había pasado por algo. Me compré un pasaje de ida a Europa con la indemnización y me fui a dar vueltas. En medio de ese viaje, me habían hablado de este monasterio y fui a ver qué onda una noche. Me copó tanto que decidí quedarme 10 días ayudando. Una vuelta a las bases increíble y un baño de humildad tremendo. Siempre recuerdo ese viaje como un momento de inflexión, reflexión y puesta a punto muy grande en mi vida. Tan místico fue todo, que a los pocos días de volver ya me estaban llamando Carlos Pérez y Daniel Melero invitándome a ser uno de sus laderos para armar desde cero BBDO Argentina. Justo la agencia y las dos personas que terminaron de ayudarme a formar como profesional y como persona gracias a su gran talento y, más que nada, a sus increíbles valores humanos.

  • Saleh, el apellido de Pedro, mi socio. Creo que +Castro no hubiera crecido tanto en tan poco tiempo si no hubiéramos sido tan distintos. Yo soy un gran ¨empezador¨ y Pedro un gran ¨terminador¨. El odia hacer lo que a mí me encanta hacer y yo odio hacer lo que él hace de taquito. Nos conocimos laburando para proyectos loquísimos para Nike (yo desde BBDO y él desde Sake, su productora) donde yo le tiraba unos yunques cuadrados y él los paraba de pecho como si nada. Hoy, 10 años después, estamos embarcados en este sueño casi utópico de convertir a +Castro en una marca de innovación global.

  • Optimus Prime: De chico, mis dibujitos preferidos siempre fueron los Transformers. Mi tio vivía en USA y cada vez que podía me compraba los robots. Hoy 30 años después, aun conservo la colección (son como 30 muñecos entre los que está mi preferido Optimus Prime) para que cuando Bauti crezca y tenga una edad en la que los valore (y no se los coma), los pueda usar. Algo muy loco que pasó hace poco es que tanto Bauti como Delfi saben de su existencia y se generó un ritual muy lindo: en un momento del fin de semana siempre me piden jugar con MIS juguetes (y conmigo) y por media hora yo les muestro algunos y jugamos con el respectivo cuidado, ya que son reliquias de 30 años.

  • Nike y Pepsico Foods: dos empresas que, sin querer. me enseñaron muchísimo. Me tocó trabajar casi 10 años para ambas cuando estaba en BBDO y sus culturas tan distintas y al mismo tiempo tan obsesivas y profundas me dejaron muchísimos aprendizajes. Nike, a través de su constante búsqueda de innovar en medios con tal de conectar de nuevas formas con su target, me enseñó a pensar mucho más allá del NO SE PUEDE y pensar no sólo en la creatividad del ¨qué¨ (el mensaje) sino en la del ¨cómo¨ (el medio). Pepsico, con su búsqueda casi compulsiva de crear nuevos productos, me enseñó a buscar necesidades no satisfechas en la gente de manera casi crónica y a entender que el mundo de los productos es un espacio híper fértil para la estrategia y la creatividad. De hecho el éxito en la industria que generaron dos proyectos que lideré como Barrio Bonito para Nike y el lanzamiento de Retrosnacks (kesbun/popcorn) para Pepsico, fueron el disparador para darme cuenta que ya era hora de plasmar todo lo aprendido, en una agencia propia con una cultura que respire ese tipo de ideas como foco.

  • Favoritos. Cuando era chico el rugby era mi pasión y siempre compraba una revista que se llamaba¨Test Match¨. Una de las secciones que más me divertía leer, se llamaba ¨Los favoritos¨, donde agarraban a un jugador de primera división por mes y éste tenía que completar una especie de entrevista/formulario con preguntas que se respondían de manera muy sintética. Ej: Una comida?Milanesa con papas fritas. Una película? Braveheart. Un jugador en tu puesto? Philippe Sella. Como yo soñaba con jugar en primera división de grande, siempre trataba de tener las respuestas preparadas en caso de que me llegara el momento. Cuestión que nunca llegué a que me hagan esa entrevista, más que nada porque la revista cerró cuando yo todavía estaba en juveniles (aunque si hubiera seguido dudo que me la hubieran hecho porque no jugué en primera y me retiré joven). Así que te agradezco Rodrigo por esta entrevista, porque es lo más parecido que me tocó completar!

  • Inseguridad. Mi principal debilidad y quizás mi principal fortaleza. La que hace que en el laburo siempre esté en guardia y nunca ¨sobre¨ ninguna situación. Yo siempre digo que mucha gente confió y confía más en mí de lo que yo confío. Esta inseguridad me obliga a estar aprendiendo todo el tiempo, a no dar nada por sentado y a cuestionarme todo lo que sé. En nuestra industria estamos viviendo un momento de transformación tan grande, que no te podés relajar ni confiar un instante. Todo lo que sabés puede quedar viejo en segundos. Por lo que hoy estoy feliz de poder contar con este ¨defecto¨ tan preciado.

  • Random Fest, el festival de música que hicimos para Beldent en el 2012 y el 2013. Un proyecto que marcó un antes y un después en +Castro, porque nos demostró a nosotros mismos todo lo que somos capaces de hacer. Elijo este proyecto porque además fue fruto de otro proyecto más grande que hicimos junto con Mondelez: el Fly Garage. Una incubadora de innovación en Latinoamérica cuyo objetivo es generar ideas como el Random, pero al mismo tiempo tiene como objetivo transformar la cultura dentro de la compañía. Gracias al garage y a la confianza de María Mujica (Directora de marketing Latam de Mondelez) con quien lo co-creamos en el 2011, venimos aprendiendo muchísimo y sorprendiéndonos de los alcances que puede tener el mundo de la innovación.

  • Enrique Alianelli, mi abuelo materno. Desde chico siempre me decía: ¨Campeón, vos me vas a llenar de gloria¨. Lo decía sin dudar ni un poco. El falleció en el ‘93, justo en el verano post 5to año del colegio secundario, por lo que se fue sin saber lo que iba a estudiar, de qué iba a trabajar, ni conocer a mi futura familia. Al día de hoy siempre me pregunto: ¿Lo estaré llenando de gloria?

    Nico Pimentel.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS