SUSCRIBIRSE

NEW MEDIA

Las redes sociales están en el negocio de la adicción. Bueno, en el de la vanidad, que es casi lo mismo.

POR Andrés “Pirin” Maino

¿Esto de Facebook es real o forma parte del bullying que la industria decidió hacerle a Mark por haber crecido tanto en tan poco tiempo? Lo desarrollamos en detalle para que saques tus conclusiones.

Los narcos no se drogan. Justin Rosenstein, el creador de símbolo “Me gusta” dio de baja la aplicación de Facebook de su Smartphone. Su tiempo es muy valioso como para desperdiciarlo repartiendo los pulgares arriba que él inventó. Los “timbres de pseudoplacer”, como los llama. También comparó a Snaptchat con la heroína.

 

Foto vía: peru.com

Los narcos no dejan que sus hijos se droguen. Tim Cook, CEO de Apple, no tiene hijos pero sí un sobrino de 12 años, al que le puso ciertos límites. “Hay algunas cosas que no permitiré. No quiero que esté en redes sociales”

Los narcos viven de la adicción. Ellos saben el daño que hacen. Sean Parker, el cocreador de Facebook, el socio de Mark Zuckerberg, confesó que las redes sociales “explotan una vulnerabilidad en la psicología humana”. Y sin reparos explicó que los “me gusta” son un toquecito de dopamina que recibe alguien y que lo lleva “a aportar más contenido y hará que recibas más comentarios y más me gusta en un circuito cerrado de retroalimentación de validación social”.

 

Foto vía: theverge.com

Los narcos manejan fortunas y no dudan en recurrir al trabajo esclavo. La materia prima de las redes sociales es el contenido. Y lo obtienen gratis. Dos mil millones de personas, un tercio de la población mundial, emplea su tiempo editando y compartiendo fotos, videos, escribiendo ensayos a favor o en contra de la existencia de la vida extraterrestre. Generando un contenido. Como esta nota. Y además es un trabajo voluntario. Nos avisan que van a utilizar a su antojo nuestro material, nuestro historial, nuestra localización. Pero aceptamos sus condiciones. Les regalamos nuestra privacidad y nos convertimos en soldaditos por no saber leer ni distinguir.

 

Foto vía: elandroidelibre.elespanol.com

Si abrimos una página de empresa, el algoritmo de Facebook nos obliga a pagar cada vez más para alcanzar a los mismos potenciales clientes. El primero te lo regalan, el segundo te lo venden. Pero a diferencia de los narcos, acá es todo legal. No es necesario lavar los más de 50 mil millones de dólares anuales que las redes sociales facturan por año. Porque también existen los beneficios colaterales. Campañas solidarias, búsqueda de personas, denuncias sociales, pasajes baratos, cercanía con el mundo. Ni Adam Smith con sobredosis de Absenta podría haber imaginado este capitalismo extremista.

Los narcos ponen y sacan gobiernos. Los narcoestados. El escándalo de la consultora Cambridge Analytica que “robó” 50 millones de perfiles de Facebook para llevar a Donal Trump a la Casa Blanca resulta inaceptable para una sociedad libre como la nuestra. Ahora que nos descubrimos desnudos, manipulables, nos ataca el puritanismo.

Foto vía: tenemosnoticias.com

Elon Musk cerró sus cuentas de Facebook. Jim Carrey y otras figuras llaman a hacer un boicot a las redes sociales. Si Facebook deja de existir… ¿podremos sobrellevar la abstinencia?. Tranquilos. Otra red social aparecerá entonces, más amigable, más humana, más transparente. Creada por otros estudiantes de Harvard. Con otro nombre. Con los mismos Términos y Condiciones.

 

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS