SUSCRIBIRSE

ORIGIN

El logo que nació con Adan y Eva, siguió con Isaac Newton y desató la ira de los Beatles, cumple 40 años.

POR Andrés “Pirin” Maino

Todo comenzó con una manzana. Eva la cortó del árbol prohibido. La mordió y se la pasó a Adan, que completó el primer símbolo de la historia.

1665. Isaac Newton descansaba en su casa de campo de Lincolnshire cuando una manzana despertó al científico y a la humanidad a la física moderna. Hace 40 años nacía la manzana más famosa y el ícono más reconocible de la actualidad. Su autor no tiene la fama de Eva o Adan. Ni siquiera la de Isaac Newton. No figura en los libros sagrados ni en los de historia.

Foto vía: fisicajrvbm.blogspot.com.ar

En 1977, Rob Janoff, un joven diseñador que trabajaba en la agencia de publicidad Regis McKenna de Palo Alto, California, fue contactado por el director de una compañía de computadoras. Un tal Steve Jobs.

Foto vía: acens.com

Jobs le encargó un isologo para su flamante empresa, Apple. Sobre el nombre se cuentan un par de historias. Una dice que Jobs trabajó con unos hippies en un campo comunitario de Oregon donde cosechaban manzanas. La otra, que fue un homenaje a Apple Corps, la compañía que fundaron los Beatles, de los que Jobs era fanático. El homenaje le costó un juicio de sus ídolos, a los que tuvo que indemnizar con 80 mil dólares en 1981 por usurpación de la marca.

Foto vía: de10.com.mx

Pero volvamos a Rob Janoff y su creación. Rob cuenta que después de escuchar el pedido de Steve Jobs, se fue a un mercado donde cosechó toda la variedad de manzanas que encontró. Ya en su casa se puso a seleccionar y simplificar las formas. Y se dio cuenta que era muy fácil confundir la silueta de una manzana con la de una ciruela. Entonces, para que no queden dudas, hizo lo de Eva y Adan. La mordió. Lejos de la ira divina, se ganó la consideración de Steve Jobs. Rob Janoff había entrado al paraíso de los diseñadores en la Tierra.

Foto vía: facebook.com/robjanoffstudio

A pesar de la historia oficial, que el mismo Rob Janoff cuenta en su sitio web, no dejan de aparecer leyendas alrededor del logo. La barra con seis colores que atravesaba la primera versión se interpreta como una referencia a los hippies, a la única computadora con interface gráfica a color, o a la comunidad gay. El mordisco (“bite” en inglés) puede referir a la unidad de medida informática “bytes” o es un homenaje de Jobs a Alan Turing, el científico inglés que resolvió los códigos nazis de la máquina Enigma y se suicidó mordiendo una manzana envenenada después de la humillación y la persecución que el gobierno británico le infligió por su condición homosexual.

Foto vía: tecreview.itesm.mx

Steve Jobs nunca afirmó o desmintió ninguna versión, convencido de que no hay nada como una buena historia bien contada. Como sea, cuando el gran Steve regresó a la compañía en 1997 la manzana incorporó nuevas variantes. Desde las más elegantes a las más simples como el blanco, el negro o el gris actual.

El logo se extendió más allá de las carcasas de computadoras, teléfonos y laptops. Los calcos de la manzanita adornan lunetas de automóviles, carpetas estudiantiles o tazas. La llevan tatuada en la piel miles de fanáticos. Los mismos que peregrinan cada año desde todo el mundo hacia la Meca de la compañía. El local que tiene Apple en la Quinta Avenida de New York. En el corazón de -justamente- la Gran Manzana.

Foto vía: usatoday.com

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS