SUSCRIBIRSE

ORWELL

La generación digital nació entre 1984 de Orwell y los 90.

POR Néstor Ortiz
Big Brother

Ese es el título de una de las más importantes obras de ficción del mundo. Sin ser pionera en el género distópico, sigue teniendo gran relevancia hoy, 70 años después de haber sido escrita, tanto así que muchos analistas encuentran bastantes similitudes entre la sociedad actual y la ficticia creada por George Orwell. Por todo eso, ha sido llevada varias veces al cine, al teatro y ha sido la fuente de inspiración de la banda Muse para muchas de sus producciones, como es el caso de su álbum The Resistance. También inspiró aquel célebre comercial de Apple del que se seguirá hablando por mucho tiempo más.

 

Fuente: ESCI-UPF

 

En 1984 –un año más, un año menos– nació la última camada de una generación rara, la de los que no somos ni “generación X” ni “millennials”. Somos los que estamos en el medio de las dos, algunos nos han etiquetado como Xennials. Lo cierto, es que quien vivió su infancia en los 80’s y la adolescencia en los 90’s sabe que vivimos la transición de lo análogo a digital, entre el papel y el pixel, entre la palabra y el emoji, entre la sobremesa y el chat. Vimos florecer la tecnología digital y sabemos manejarla fluidamente, pero no nos entregamos ciegamente a ella ni nos hacemos tan fácilmente adictos.

 

¿O tal vez me equivoco?

 

Fuente: Youtube/bytes

Hace un par de días leí un mensaje en el grupo de WhatsApp de la escuela de mi hija, en el que un papá comentaba lo interesante que le resultaban los smartwatch para niños. Sí, esos con localizador GPS, teléfono, botón de pánico y hasta un micrófono que podemos “activar a distancia para escuchar las conversaciones y entorno de nuestros hijos sin que se den cuenta”. ¡Así, tal como se lee!

 

Fuente: vertele.eldiario.es

 

Parece que estamos alcanzando un futuro distópico que se asemeja un tanto a la novela de Orwell, pero se parece mucho más al episodio de Black Mirror: Arkangel. A todos nos preocupa la seguridad de nuestros hijos y puede ser que alguien considere la vigilancia permanente como la mejor opción para cuidar de su bienestar, pero ese no es mi caso. Yo creo que justamente nosotros, somos la generación llamada a ser “La Resistencia”. 

Porque mi hija necesita a su papá, no un Gran Hermano.

 

 

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS