SUSCRIBIRSE

REQUIEM

México es uno de los pocos países donde la muerte se vive.

POR Jorge Passo

El Día de Muertos fue declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Ya es una marca registrada de México que cada año mueve millones los días 1 y 2 de Noviembre. A propósito de esta particular celebración, días atrás hubo un encuentro para comprender cómo trata cada religión a un difunto. A ver? 

El Diá de Muertos es una tradición mexicana muy especial, donde no faltan las ofrendas de comida y bebida favoritas del difunto, las calaveritas de dulce, el pan de los muertos, las Catrinas que se burlan de la muerte y la visita obligatoria a los cementerios. Algunas de las costumbres que se replican en todo el territorio mexicano, America Central y gran parte de la población hispana en los Estados Unidos, los días 1 y 2 de noviembre de cada año.

 

Foto vía: reevolucionarte9.com

A propósito de este culto, ahondamos acerca del lugar que ocupan las distintas religiones en la práctica médica. Algo que  ha traído una serie de controversias ya que, generalmente, fue poco debatida. En Sudamérica se extiende una nueva visión y propuesta sobre el tema. De hecho pocos días atrás, los representantes de distintos credos se reunieron en Buenos Aires para exponer su visión cuando se trata de una persona muerta en la vía pública, ya sea por accidente, violencia o simplemente por causa naturale.

La representante del Islam, Melody Amal Khalil Kabalan, sostiene que un muerto en la vía pública tiene que ser tratado como si estuviera con vida y bajo ninguna circunstancia “se puede golpear, quemar o maltratar su cuerpo”. Esto responde a que los musulmanes profesan que un cuerpo se entierra con todos sus órganos y directamente en la tierra, sin cajón. Una vez que la persona falleció “se debe bañar, cual sólo pueden hacerlo sus cónyuges, para luego realizar el velatorio y por último el entierro en el cual se lee el sagrado Corán”.

 

Foto vía: univision.com

El director de servicios comunitarios de la AMIA (Asociación mutual israelita argentina) José Kviatek indicó que una persona de origen judío debe tener sepultura judía y ser enterrada en un cementerio judío: “en el judaísmo todo lo perteneciente al cuerpo debe ser enterrado”, Y recordó el caos en los servicios de salud que produjo el atentado a dicha mutual en la ciudad de Buenos Aires en el año 1994.

Foto vía: 500px.com

 

Con respecto al catolicismo, el cura párroco Francisco Murray explicó “que en la religión católica no hay ritos especiales, pero el cadáver debe ser respetado y los familiares tienen el derecho de poder llorar a sus muertos”.

“La muerte es el comienzo de la inmortalidad” decía Robespierre. Probablemente sea la entrada al cielo de los creyentes, cada cual a su manera, con sus formas. Ese es el debate que se presenta en una sociedad cada vez más impersonal y despreocupada, quizás, lejos de la piedad.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS