SUSCRIBIRSE

SPY

Jackson Pollok: artista exclusivo de la CIA.

POR Redacción
Supercurioso

Así es, existen grupos de personas que afirman que Jackson Pollock y su obra fueron una majestuosa estratégia política y de seguridad de Estados Unidos en contra de la Unión Soviética. Pero, ¿de dónde sale una idea tan descabellada?

 Fotovía:Fundamentos del arte

 

Regresemos a la Nueva York de 1943, indudablemente el mejor lugar del mundo para hacer arte, puesto que durante los años 30 y 40, Europa, que era el pionero en generar propuestas artísticas, no se encontraba del todo bien. De hecho, en 1933 la Bauhaus se ve obligada a cerrar sus puertas por presión de los nazis, permitiendo que Nueva York se convierta en la meca de todos los nuevos artistas. Se abren museos como el MOMA y también la Casa de la Ópera.

 

Ese mismo año, Peggy Guggenheim conoce a Jackson Pollock y le invita a pintar un mural, acto seguido, lo invita a trabajar a sueldo completo realizando obras que luego serán expuestas en su galería. A partir de este momento Pollock se convertirá en un símbolo de la modernidad, y del arte abstracto.

 

Llega 1947 y Estados Unidos se ve en la necesidad de crear la CIA, un sistema de defensa, seguridad e investigación frente a la KGB (es aquí donde la historia se pone más interesante) y durante el proceso, se descubre que paralelamente a las campañas políticas que se realizaban para las masas, también se realizaban campañas para las élites (lo que hoy todos conocemos como Lobbying).

 

                                                                                FotovÍa:MoMA

 

Estas campañas consistían en invitaciones para los altos mandos a fiestas, almuerzos y reuniones en las que pudieran interactuar con diferentes personas que traten de persuadir su pensamiento, dentro de esto también estaban los artistas promocionados, artistas que a modo de apadrinaje pintaban para las élites y de esta forma podían llegar a la gente con las diferentes ideologías polítcas.

 

La Unión Soviética ya contaba con sus artistas predilectos, entre estos, uno de los más reconocidos, El Lissitzky, artista gráfico y cuadriculado que trataba de expresar el funcionamiento del comunismo a través de sus obras, arte elitista para los snobs comunistas o los capitalistas también. 

Una vez que la CIA llega a saber de esto, decide apadrinar a un artista. Necesitaban una persona fría, sin muchos amigos, con problemas de alcoholismo, una persona que hasta pudiera tener disfunciones mentales. Y qué mejor que el artista del caos Jackson Pollock. Es en ese momento que Peggy y la familia Rockefeller (dueños del MOMA) deciden que Pollock sería la figura perfecta para representar la libertad y la desmesura en la que se mueve un sistema capitalista a diferencia del sistema comunista, cuadriculado y mesurado.

 

Fotovía:Wikioo

 

Lienzos gigantes y salpicaduras de colores puros es lo que hoy nos queda de esta gran historia. Si aún no están convencidos de que esta historia es real, recuerden que la CIA supo desde el día uno sobre la existencia de este artículo aún antes de que sea publicado.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS