SUSCRIBIRSE

STONES

El Rock & Roll se conoció gracias a Chuck Berry y un tren.

POR Carlos Cisneros
Rolling Stone

¿Cuántas coincidencias tienen que pasar para que un evento ocurra? La serie de sucesos aparentemente aleatorios dan vida a hechos reales y concretos, como si una fuerza mayor manipulara cada paso, sabiendo que de ese hecho en particular nace algo que cambiará al mundo tal y como lo conocemos. 

Es así como una  tarde de 1960 en el andén de una estación de trenes en Dartford, un joven caminaba solitario, bajo sus brazo llevaba dos vinilos, uno de Chuck Berry y otro de Muddy Waters. Esto llamó la atención de otro joven, y sin darse cuenta, como si se tratase de la explosión del big bang, esa conversación dio origen a “The Rolling Stones”.

 

 

  

Hablar de las influencias musicales de la mejor banda de Rock and Roll del mundo, es hablar de toda la cultura musical negra norteamericana, pasando por el Folk,  el Rhythm and Blues (R&B) y el Rock and Roll. 

Y es precisamente como estos sonidos estaban presentes en los pequeños clubes del sur del Támesis, sobre todo cerca de la escuela de artes donde Keith Richards estudiaba, desde estos lugares escucharían a esos músicos que se convertirán en sus gurús, mostrándoles el sendero hasta ese momento desconocido.

 La desgarradora guitarra de Muddy Waters quien grabó su primer sencillo en una plantación del delta del rio Misisipi en 1940, voló la cabeza de un Keith Richards adolescente, que supo llevar esos sonidos a su propia forma impecable de tocar y marcando los acordes del estilo que lo acompañara durante toda su vida. Cabe señalar que de una canción de este músico es de donde toma el nombre la banda, inmortalizándolos para siempre.

 

www.chicagotribune.com

 

Qué sería de Mick Jagger sin las notas de un músico de Luisiana que llevó a otro nivel la manera de tocar la armónica, Little Walter conocido como uno de los fundadores del sonido de Chicago. Su forma de tocar era incomparable y desconocida hasta ese momento, logrando sonidos y fraseos inimaginables, su música se escuchó desde los callejones oscuros donde vivía alcohólico entre vagabundos hasta el cuarto de Jagger donde lo descubriría un día.

Por otro lado, lejos de los ambientes habituales del Rock and Roll Charlie Watts  creció influenciado por músicos de Jazz como Charlie Parker, Miles Davis y Elvin Jones. De niño convirtió un viejo banjo, con una cubierta de piel, en un tambor y sin tener lecciones formales se sentaba por horas en los clubes de jazz de Londres aprendiendo de los músicos locales. Así conoció musicalmente a su héroe Buddy Rich, un baterista neoyorquino de la escena de jazz, su velocidad y técnica impactaron a Charlie haciéndolo soñar con convertirse en baterista.

 

culturacolectiva.com

 

Para Bill Wyman la música le llegó desde los cuatro años, domino el piano, el órgano y el clarinete casi sin darse cuenta, después de cumplir el servicio militar incursionó en la guitarra sin embargo nunca estuvo conforme con el sonido que esta producía, pero al escuchar a la banda pop The Barron Knights, lo cambió todo y decidió que ese sería su instrumento, fue tanto el encanto que fabricó su primer bajo fretless, quitándole los trastes a un viejo bajo.

 

El estilo libre lo aprendió de Willie Dixon, famoso contrabajista y boxeador de Misisipi un hombre corpulento de voz profunda creador  de los riff clásicos del blues como lo podemos apreciar en su composición más celebre “Bassology”.

 

Pero si hay alguien a quien deberle el estilo mágico de los Rolling Stones ése es a Charles Edward Anderson más conocido como Chuck Berry, este músico de San Luis es la columna vertebral del grupo, de él aprendieron no solo musicalmente, sino también su actitud de rebeldía. 

 

www.elespanol.com

 

Es tan fuerte la influencia de este cantautor que los Stones hicieron varios tributos a sus canciones, un ejemplo de esto es “Let it Rock” que fue interpretada cientos de veces y grabada como single en Alemania en 1972.

 

 

 

Sin duda, sin ese mágico momento el mundo no sería el mismo. Si Keith Richards no hubiera llevado esos discos bajo su brazo aquel día, nunca hubiera llamado la atención de Mick Jagger, o si éste hubiera salido cinco minutos tarde para tomar el tren, tan solo cinco minutos tarde, todo sería diferente. Ese encuentro jamás se daría y nadie habría bailado con “Sastisfaction”o “Miss You”,  nadie lloraría con “Angie", y nadie conocería a The Rolling Stones.

 

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS