SUSCRIBIRSE

TRABAJADOR

Los Mártires de Chicago dieron su vida, para que hoy nos levantemos más tarde.

POR Editorial
Foto vía: wikimedia.org

El 1º de Mayo de 1886, quedó en la historia gracias a los cientos de miles que marcharon en Chicago y aquellos que entregaron sus vidas para el beneficio común de todos los trabajadores del mundo.
Hoy se conmemora el día que dio paso, entre otros importantes logros, a la jornada de laboral de 8 hs diarias

Las grandes huelgas de los trabajadores ferroviarios, las reuniones y las movilizaciones que se desarrollaban en Estados Unidos, eran reprimidas a balazos, con golpes y enviando a los rebeldes a la cárcel. Gracias a esto, se creó un movimiento de resistencia y de lucha compuesto por trabajadores que no iban a permitir que sus derechos fueran pisoteados.

Foto vía: lr21.com.uy

En 1884 se aprobó una resolución para establecer, a partir del 1º de mayo de 1886, la jornada laboral de ocho horas, lo que provocó un apoyo masivo de los trabajadores dado que, hasta ese momento, se trabajaba 10, 12 o hasta 14 horas diarias obligatorias, a las que se le agregaban salarios inferiores para las mujeres, salarios de miseria en general y condiciones laborales infrahumanas, entre otras cosas.

Llegó el 1º de Mayo de 1886. La huelga paralizó cerca de 12.000 fábricas a lo largo y a lo ancho de los EEUU. Sólo en Detroit, 11.000 trabajadores marcharon en un desfile de ocho horas y otras fuertes protestas se hicieron oir con vehemencia en Nueva York, Cincinnati, Kentucky, Chicago, donde varios obreros murieron en enfrentamientos con policías. La indignación era generalizada y llevó a publicar un manifiesto que se distribuyó en todas las reuniones obreras: “(…) Si se fusila a los trabajadores responderemos de tal manera que nuestros amos lo recordarán por mucho tiempo (…)”.

Foto vía: toutiao.com

Para el 3 de mayo, el crecimiento de la huelga era alarmante para las autoridades. Más de 340,000 trabajadores marchaban por todo el país y en ese momento candente, el Arbeiter Zeitung, un periódico anarquista escrito en alemán, creado en Chicago por los veteranos de la gran huelga de ferrocarriles de 1877, hizo un llamado a la lucha armada, como se esperaba de un diario anarquista, salvo que ahora tenía otro tenor: “La sangre se ha vertido. Ocurrió lo que tenía que ocurrir. La milicia no ha estado entrenándose en vano. A lo largo de la historia el origen de la propiedad privada ha sido la violencia. La guerra de clases ha llegado…. En la pobre choza, mujeres y niños cubiertos de retazos lloran por marido y padre. En el palacio hacen brindis, con copas llenas de vino costoso, por la felicidad de los bandidos sangrientos del orden público. Séquense las lágrimas, pobres y condenados: anímense esclavos y tumben el sistema de latrocinio.”

Foto vía: madrid.cnt.es

Foto vía: fins.az

Este llamamiento sin rodeos, impulsó a la clase obrera a convocar a una reunión pública la noche del 4 de mayo, en la plaza Haymarket (un lugar estratégico), pero desistieron de asistir armados y en su lugar convocaron a un mitin cuyo objetivo era reunir el mayor número de asistentes posible. El clamor popular era evidente. La sociedad toda estaba frente a un cambio inevitable. La multitud ensordecedora reclamaba sus derechos, cuando de golpe estalló una bomba. La policía vio una oportunidad en ese supuesto momento de debilidad y aprovechó la situación para atacar de manera sangrienta. Los dirigentes fueron detenidos y acusados de ser los autores del atentado.

Foto vía: microrespuestas.com

Fue la mecha que encendió todo: además de los golpes y los disparos, las autoridades aprovecharon para cerrar medios de prensa opositores, allanaron casas y locales sindicales, prohibieron reuniones en todo el país, y se declaró como ley la horca y el patíbulo para los dirigentes de la clase trabajadora. La violencia contra los huelguistas fue tal, que el 5 de mayo se desató una sangrienta masacre en Milwaukee y en un mitin de obreros, se acribillaron a ocho trabajadores polacos y un alemán por violar la ley marcial. Los dirigentes detenidos en la plaza Haymarket fueron enjuiciados en un proceso plagado de testigos y pruebas falsas. Cinco de ellos fueron condenados a la horca y ejecutados el 11 de noviembres de 1887. Pasarían a la historia como los Mártires de Chicago.

Foto vía: wikiwand.com

Con los años, diversos partidos socialistas en el mundo comenzaron a tomar la revuelta de Haymarket, como un hito de los trabajadores y propusieron que cada 1º de Mayo sea feriado, para recordar que entregaron sus vidas para el beneficio común de todos los trabajadores del mundo. Como lo demuestra esta foto de la Avenida 9 de Julio, en Buenos Aires, plena presidencia de Juan Domingo Perón, donde se congregó una multitud de trabajadores argentinos para conmemorar esta fecha que quedó en la historia.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS