SUSCRIBIRSE

WORLD

“No gasten sus oraciones en mí todavía”.

POR Gustavo Agüero

Roger Nelson nació el 7 de junio de 1958 y fue bautizado como Prince en honor al nombre del grupo de jazz de baile en el que tocaba su padre en su Minneapolis natal. Aunque también fue conocido bajo un símbolo impronunciable, que utilizó entre 1993 y 2000, lo que generó que muchos se refirieran a él como "El artista antes conocido como Prince". A diferencia de Michael Jackson, llevó al extremo la sensualidad femenina y masculina, lo que le dio un sello propio. Vendió cerca de 100 millones de discos en todo el mundo y su trabajo más popular "Purple Rain" obtuvo el Óscar a la mejor banda sonora. 

Avatar, en la filosofía hinduísta, significa el descenso de Dios a la tierra. Si uno busca un paralelismo con el entorno musical, sin dudas, Prince fue un avatar. Su música fue una incesante emanación de luz y hay que dar gracias de haber estado en este tiempo. No existió otro artista contemporáneo que pueda mezclar tantas formas diversas y que las mismas tengan, como diría Miles Davis, estilo.

Foto vía: phoenixnewtimes.com

Su obra, inmensa como su innovación, su habilidad para ejecutar la guitarra de forma elegante, violenta y expresiva, su baile, como su voz, son únicas. En definitiva, lo que diferencia a un músico de un artista, es la marca, el legado, lo que lo hace reconocible, su personalidad en cada cosa que ejecuta. Y en ese sentido, Prince lo fue. Aquel que un día cambió su nombre, pasó a ser un símbolo al que todos llamaban “el artista” o el artista que antes se llamaba Prince porque no había manera de pronunciarlo.

Foto vía: flipboard.com

Hablar de Dirty Mind, 1999, Purple Rain, Sign’ o’ the Time o de otras perlas de sus obras, sus producciones o sus colaboraciones con todo tipos de músicos, es como meterse en un universo riquísimo de formas y texturas infinitas que el mejor modo de apreciarlo es experimentarlo.

Foto vía: lanacion.com.ar

Su último recital oficial fue el 14 de abril de 2016 en Atlanta, de vuelta a su hogar se descompensó, sin embargo el sábado 16 dio su última manifestación musical en su casa para unos pocos privilegiados. En esa ocasión, además de expresar su arte, le dijo a su audiencia una frase definitiva: “No gasten oraciones en mí todavía” Empecemos.

  • ¿ESTA NOTA TE GUSTÓ
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1
  • votos_r1_c1_s1

COMENTARIOS